• Atilio Flores

Jurassic World: El parque que nunca debió de abrir

Actualizado: jul 18

Por: Atilio Flores

Calificación: 3/5


A 14 años del estreno de la última película de Jurassic Park en 2001, Jurassic World significó para los fans una fantasía hecha realidad; sin embargo, las 2 horas y 10 minutos se resumieron en una parodia del cine de catástrofe de un hecho con un desenlace que de antemano conocíamos. No obstante, la emoción de ver algo diferente y nuevo nos cegó en nuestro intento de ver algo que realmente valiera la pena.

Después del fracaso del poco funcionable Parque Jurásico iniciado por John Hammond, Jurassic World nos brinda ese impacto generacional que involucra ver la funcionalidad del parque temático de dinosaurios mezclado con el avance tecnológico; sin embargo, nos deja con la  incógnita de saber ¿Cómo recuperaron el control de isla? y ¿Cómo lograron crear lo que ahora vemos?

La película carece de fundamentos lógicos, desde el diseño estructural del parque hasta el uso de personajes innecesarios, tornándola confusa y tediosa; además de colocar a la figura de Hammond por cielos en cada una de las conversaciones como tratando de rescatar a su personaje, cuando ni siquiera hicieron una toma honorifica de una escultura que aparece en la recepción del Centro de Innovación “Samsung” y del laboratorio que lleva su nombre.

Un error muy grande en la película, es ubicarnos en un contexto en el que han transcurrido tanto tiempo desde la creación del “nuevo” parque, lo cual genera una disonancia. Sumado a ello, la creación de un nuevo dinosaurio “hibrido”, ante una absurda política por parte del doctor Wu, que nos remite a pensar cual es el verdadero papel de INGEN en esta nueva secuela, y ¿De quién es el parque entonces?


Otros factores poco creíbles dentro de la historia son las dimensiones de las jaulas que contienen a los dinosaurios carnívoros, ya que éstas se ven desproporcionales cuando se ven en las escenas, principalmente, la del Masasauro, quien se supone que se encuentra en un lago rodeado de una ciudadela turística, expuesta a sus “ataques sorpresa”; y la del Tiranosaurio que parece anclado en un angar. A su vez, que esperábamos ver a más especies de dinosaurios, especialmente carnívoros, cuando hacen hincapié en que tienen ocho especies, cosa que no tenía el antiguo parque.

Por otra parte, fue necesario jugar más con las atracciones que implicaba el nuevo parque temático, ya que no teníamos un marco referencial que nos permitiera situarnos en un lugar dentro de la película, como las girosfereas, el aviario, el paseo por el tren o profundizar la sección acuática, así como las demás atracciones, lo cual simplemente fue un despliegue de colores bien organizados, pero sin una intencionalidad.

Otro momento que ansiábamos ver desde los trailers era la escena del aviario y el ataque de los pterodáctilos hacia los turistas. Sin embargo, sólo vimos una explosión patética de un helicóptero en una escena suicida por parte del director del parque y a un reducido grupo de policías asesinando a un grupo de al menos media centena de pterodáctilos, quienes milagrosamente logran frenar la situación. Asimismo, jugar con el fanservice al remembrar algunos lugares icónicos de la primera película, así como los jeeps, el uso de una playera de “Jurassic Park” con su logo original, hacen recordar la trascendencia de las primeras dos películas, reconocida por la misma película, debido que nos remonta a un mundo que ya conocíamos y que ansiábamos ver, no obstante, sólo sirvió como un medio de destrucción de ilusiones y de hacernos constar que realmente no veríamos lo que queríamos ver.


El error fundamental de la película fue que trato de mostrar demasiado en poco tiempo, debió de llevar su tiempo diseñar una trama sustentable que no se resumiera a ver una escena final que ya se había visto en Parque Jurásico, en la cual el Tiranosaurio salva el día y queda como rey de la isla Nublar, en pocas palabras le faltó criterio y emoción para salvaguardar una franquicia que Spielberg había creado con las dos primeras partes.


Sin duda, este factor es uno de los principales que ha desvirtuado la película, el cual parece ser un remake que de ninguna manera se compara a las dos primeras películas que Steven Spielberg dirigió en los 90´s. ¡¿Dónde quedó aquel suspenso que deseábamos sentir al ser acechado por un dinosaurio?! ¡Sentir que a través del vibrar de las huellas se acercaba el tiranosaurio, o el graznido de los velociraptores advirtiéndonos su presencia!

"The Lost World of Jurassic Park".

12 vistas

Anunciantes

3812.jpg

San Salvador, El Salvador

atiliofloresocp@gmail.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono de Flickr
  • White Twitter Icon

¡Contáctame será un placer conversar contigo!

Todos los derechos reservados.  Atilio Flores © 2020